Identificación a partir de los tejidos blandos: la Queiloscopia

La identificación humana es un proceso universal basado en principios científicos, así el concepto de "identidad", es un conjunto de características físicas, funcionales o psíquicas, normales o patológicas que hacen única a una persona.

En este sentido, el estudio de las impresiones labiales es una herramienta útil de la Odontología Forense para la identificación de personas.

Las ranuras presentes en los labios humanos (surcos labiales) son únicos para cada persona por lo cual ofrecen datos de interés para la identificación de una persona, brindando, por consiguiente, un valioso aporte a la Criminalística en el estudio en el lugar de los hechos.

Este fenómeno biológico se observó por primera vez por antropólogos, R Fischer, quien fue el primero en describirlo en 1902.

CONCEPTO

La Queiloscopía, un término que se deriva del griego Cheilos = labios y Skopeo, observar, examinar.
La queiloscopía puede interpretarse en un sentido amplio como el estudio de características de los labios, como su espesor, la disposición de las comisuras labiales y huellas labiales como una forma de identificación humana.

Desde el punto de vista estricto, la queiloscopía se refiere al estudio, registro y clasificación de las ranuras de la mucosa labial y las impresiones que deja.

Existe una especificación individual en la morfología de los surcos labiales, es decir, un individuo no tiene los mismos surcos labiales que otros individuos (Suzuki; Tsuchihashi, 1970). Además, la impresión labial no varía durante toda la vida, por este motivo es muy importante y útil para el odontólogo en su práctica forense por las implicaciones legales a que puede ser sometido, más que las fichas dentales ya que los dientes son formados por tejido duro que se modifica con el pasar del tiempo por diversos factores.

La queiloscopía es de aplicación interesante en algunos casos en los que el autor ha evitado dejar huellas digitales, pero que se ha utilizado ollas o tazas, habiendo depositado huellas labiales.

En la mayoría de los delitos, el delincuente deja huellas de sus labios, sus dientes o simplemente restos de saliva, que son interesantes para la investigación e identificación posterior. Por lo tanto, la construcción de una base de datos con muestras de impresiones labiales sirve además para correlacionar con cada uno de otros sospechosos conocidos.

La queiloscopía es de aplicación interesante en algunos casos en los que el autor ha evitado dejar huellas digitales, pero que se ha utilizado vasos o tazas, habiendo depositado huellas labiales.

En la mayoría de los delitos, el delincuente deja huellas de sus labios, sus dientes o simplemente restos de saliva, que son interesantes para la investigación e identificación posterior. Por lo tanto, la construcción de una base de datos con muestras de impresiones labiales sirve además para correlacionar con cada uno de otros sospechosos conocidos.

La presencia de impresiones labiales por lápices labiales encontradas en la ropa de sospechosos pueden ser consideradas como evidencia relacionando al sospechoso y la víctima, puede ser una mujer o alguien de otro grupo que use estos productos para trabajar.

Impresiones labiales latentes también pueden ser encontradas en otros lugares como botellas, vasos o cigarrillos, podría indicar algún tipo de relación entre el sospechoso y la escena del crimen.

Pequeñas cantidades de barras labiales pueden ser ocasionalmente encontradas después de ser trasferidas en la ropa como resultado de ataque a mujeres. Muchos autores describen métodos para examinar barras labiales y han dado muchos ejemplos.
Aunque no es una técnica común que se usará en la identificación humana, la queiloscopía puede llegar a ser bastante útil cuando la comparación de huellas labiales dejadas en objetos u otras pertenencias como tazas, tazones, vasos, colillas de cigarro, servilletas de papel o toallas o similares, utilizados en casos asfixia.

FUNDAMENTOS

Al igual que la dactiloscopia presenta cuatro características fundamentales, que la hacen merecer dicha pretensión, son:

a) Unicas
b) Invariables
c) Permanentes
d) Clasificables

GROSOR LABIAL

El grosor del labio es una característica que se ha desempeñado principalmente como indicador de fenotipo de color de piel o indicador racial.

Santos (1967) desarrolló una clasificación diferenciando los labios de la mucosa, de acuerdo con su espesor en:

Labios Delgados - características de color blanco o caucásico europeo; en estos casos, el espacio subnasal y la piel del labio inferior puede ser extendido debido al labio fino.

Labios Medianos - caracterizado por tener la mucosa más redondeada, con un espesor que oscila desde 08 hasta 10 mm, con el tipo más frecuente.

Labios gruesos o muy gruesos labios - son labios abultados, y muy voluminosos con un cordón labial muy marcado por la eversión del borde provocado por el músculo orbicular, formando una línea blanca ondulada. Son característicos de las razas negras, también llamados "labios negroides".

Labios Mixtos - Corresponden a los labios presentes en las razas orientales, suelen combinar el labio superior delgado con el labio inferior grueso.

Grosor labial

DISPOSICIÓN DE LAS COMISURAS LABIALES

Las comisuras constituyen la zona de unión lateral de los labios superior e inferior.

Se clasifican en abatidas,  horizontales o elevadas, según  la ubicación de las comisuras con respecto a una línea perpendicular trazada en la línea media labial, tangente al tubérculo labial, pudiendo ser encontradas por debajo, sobre o por encima de la línea, respectivamente.

Comisuras

SISTEMAS DE CLASIFICACION DE LA QUEILOSCOPIA

Existen múltiples clasificaciones,  pero desde mi punto de vista uno de los más sencillos es el siguiente:

Clasificación de Suzuki y Tsuchihashi (1970)

Los autores establecieron una clasificación tomando seis elementos principales, basados en las diferentes formas y el curso que toman los surcos en las impresiones  labiales. Estas se dividen en:

TIPO I: Líneas Verticales Completas, surcos rectos bien definidos que corren verticalmente a través del labio y cubren toda su extensión.

TIPO I’: Líneas Verticales Incompletas. Los surcos son rectos, pero desaparecen sin cubrir toda la extensión del labio.

TIPO II: Líneas ramificadas o bifurcadas. Los surcos se bifurcan a lo largo de su trayecto.

TIPO III: Líneas entrecruzadas. Los surcos se entrecruzan en forma de aspa “X”.

TIPO IV: Líneas reticuladas. Producen múltiples cruces, dan la apariencia de un retículo

TIPO V: Líneas en otras formas. En este caso los surcos que no se puede clasificar en ninguno de los casos anteriores.

Tsuchihashi

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Correa AI. (1990). Estomatología forense. Trillas. México.
  2. López-Palafox J. (2001). Aplicaciones ignoradas en  odontología forense: interés de la queiloscopía en la averiguación de delitos (2ª parte). España: Maxillaris.
  3. Molano MA, Gil JH, Jaramillo JA, Ruiz SM. (2002). Estudio queiloscópico en estudiantes de la Facultad de Odontología de la Universidad de Antioquia. Rev Facul Odontol Univ Antioquia;.
  4. Santos M. (1967). Cheiloscopy: a supplementary stomatological means of identification. J Leg Med.
  5. Utsuno H, Kanoh T, Tadokoro O, Inoue K. (2005). Preliminary study of post mortem identification using lip prints. Forensic Sci Int.

Publicado por Carmen Rodriguez

Fuente: http://peritajeenodontologia.blogspot.it

Nessun commento ancora

Lascia un commento

Inline
Inline