México saqueado: la educación, la seguridad y la cultura han dejado de ser prioridad

De Manuel Octavio Armendáriz Montañés

El Gobierno no puede seguir atendiendo a las necesidades del capital en perjuicio de los intereses del pueblo; la educación, el empleo, la seguridad y la cultura han dejado de ser prioridad en la agenda política, sí, desafortunadamente se han quedado por debajo del beneficio económico de grandes empresas y al propio de los que ostentan el poder público.

Pero ese no es el único vicio del estado en cuanto a los elementos de su conformación, ya que los ciudadanos hemos dejado de tener identidad y por lo tanto empatía con las causas sociales que afectan a todos. La insensibilidad de los que tienen más ha resultado un fenómeno conveniente para el sustento de la actual estructura de poder, ya que la ignorancia y el sufrimiento de los que más necesidades presentan es análogo a la indiferencia del gobierno de atender dichos problemas, ¡Sí! somos cómplices del hambre de muchos niños, del frio que sufren en comunidades enteras; de la desigualdad y de muchas cosas más.

Afortunadamente el incremento de precios en los combustibles en verdad que nos ha indignado a todos, y ya que las consecuencias se trasladan a la alza de los precios en casi todos los productos,  es que se comienza a percibir unidad en la población, tonto el Gobierno en su afán de conservar el poder ha cometido un grave error, ha comenzado sin querer a despertarnos como pueblo, no volvamos a dormir.

La realidad es que problemas hay muchos, no dejemos que la deshumanización nos aleje de las causas justas, no permitamos que nuestro Estado Constitucional de Derecho se perciba como uno fallido por causa de la división del propio pueblo.

El Gobierno corrupto y mentiroso que tenemos no es más que una consecuencia de la desinformación de los que lo elegimos, es una mala realidad que podemos cambiar sin olvidar que requerimos para esto una revolución que nos reivindique y que obligue a nuestros representantes a velar por los intereses de quienes les damos de comer. La revolución no puede ser con base en actos violentos, ya que esto deslegitima la propia causa que se combate, sino que debe ser pacífica en cada una de las actividades de los que conformamos la sociedad, por lo que debemos buscar soluciones de impacto a nuestro alcance.

Recordemos que los medios de control social son un arte que el Gobierno sabe ocupar muy bien a su favor, todos sabemos de los métodos de desestabilización que se ocupan e incluso los mecanismos distractores de la causa principal. Afortunadamente los medios masivos de comunicación como las redes sociales juegan un papel importante dentro de esta lucha que vivimos, ya que está a la vista incluso de naciones diversas, cualquier intento de represión, solo necesitamos estar atentos y seguir en la lucha “una lucha intelectual” ya que contra esto no se encuentra preparado nuestro Gobierno.

Tenemos un territorio bendecido por la abundancia en todos sus aspectos, contamos con riquezas naturales innumerables que países de primer mundo jamás imaginarían.

¿Qué es lo que hace falta? La respuesta es unidad, empatía, humanidad, y el redescubrimiento de que juntos somos poderosos.

Alineémonos a las causas justas, no nos distraigamos, mantengamos la sangre caliente, la cabeza fría y el corazón en el mismo ritmo que nuestros semejantes más desprotegidos.

© Riproduzione riservata
Condividi Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Nessun commento ancora

Lascia un commento

Inline
Inline