La aterradora historia de Edward Theodore Gein, el asesino que inspiró la película Masacre en Texas

"Masacre en Texas" es una película que ha fascinado y asustado a todos los amantes del cine de terror; a lo largo de los años, han salido ocho versiones muy exitosas de esta historia.

Pero lo que pocos saben es que este filme, donde el villano le quita la piel a sus víctimas y la usa como máscaras y prendas de vestir, fue basada en la historia real de Edward Theodore Gein.

Gein fue uno de los psicópatas más brutales de Estados Unidos, pero solo se le pudieron probar dos asesinatos (los de Mary Hogan y Bernice Worden).

Gein, además de asesinar, también tenía la afición de desenterrar cadáveres para satisfacer su obsesión: crear prendas y utensilios para el hogar con piel y huesos humanos.

¿Cómo fue descubierto?

La Policía estaba investigando la desaparición de Bernice Worden, una empleada de una ferretería de Plainfield, en Wisconsin. Los agentes, luego de recolectar las pruebas, sospecharon de Edward Theodore Gein, por lo que pidieron una orden para allanar su casa.

Cuando los efectivos entraron en el lugar, se encontraron con una escena macabra: Worden estaba colgada de los tobillos, decapitada y abierta por el torso.

Pero el terror no terminó ahí, pues los policías encontraron cabezas humanas en el dormitorio de ‘Ed’ Gein, piel usada para hacer pantallas de lámparas y asientos, calaveras convertidas en platos de sopa, un corazón en una sartén, un collar de labios humanos, un cráneo usado como cenicero, un cinturón hecho con pezones, un chaleco hecho con vaginas y pechos, entre otras cosas aterradoras.

Lo que más llamó la atención de los agentes, fue un vestuario completo y varias máscaras hechas con piel humana.

Gein pasó el resto de sus días en una institución psiquiátrica, donde se caracterizó por ser un paciente muy amable y tranquilo; allí falleció por una insuficiencia respiratoria el 26 de julio de 1984.

Sin duda una historia aterradora…

 

Fuente: https://estrending.americadigital.com

Nessun commento ancora

Lascia un commento

Inline
Inline