Feminicidio: Realidad Brutal en México

De Diana Cruz

 

¿Qué es el Feminicidio?

Cuando una mujer es víctima de un crimen y dicho crimen se ha cometido por su condición femenina como principal causa, esto es conocido como un feminicidio.

No hablaré del machismo y el rol de la mujer en la sociedad ya que la gran mayoría de los feminicidios presentan un fuerte tinte de odio por la saña con la que se han llevado a cabo, las causas pueden ser muchas, lo importante es que cada día se sabe de una o varias mujeres asesinadas en el país, es hora de levantar la voz y hacer que esto se detenga.

Parecía la guardia más tranquila de mi vida, ya casi era hora de salida y solo tuve dos noticias criminales un milagro para ser viernes, 8:44 de la mañana, recibo un reporte, ¡sabía que no podía ser tan bueno a 16 minutos de salir, debo levantar!, implica que seré libre hasta las 13:00 horas aproximadamente, menos tiempo con mi familia, siento un pequeño vacío que se mitiga imaginando la sonrisa de mis hijos.

Arribamos al lugar de investigación o presunto lugar del hallazgo, es una mujer de entre 20 y 25 años en posición decúbito lateral derecho, desnuda, con los pies atados, piernas flexionadas y amordazada, al revisar el cuerpo nos encontramos con que le habían cortado los senos y tenía 27 agujas de jeringa atravesadas en los labios vaginales como en forma de costura, 6 cuchilladas en el vientre y múltiples contusiones, no portaba objetos personales o algo que permitiera su identificación, realizamos fijación fotográfica, búsqueda de indicios o algo que coadyuve a dar con su agresor o agresores, pero solo encontramos una huella. Me horrorizó la saña con la que había sido asesinada, pensar todo el sufrimiento físico que tuvo que soportar, el miedo y la angustia, ¿Cuantos minutos pensó que eso no le estaba pasando?, deseando no sentir más dolor o implorando la muerte misma.

Estoy redactando dictamen, mi mente no alcanza a comprender qué tipo de ser humano acabaría con la vida de una mujer de una manera tan cruel y despiadada, siento mucho miedo, cuántas mujeres salen a trabajar, a la escuela, a divertirse y encuentran la muerte. Entrego mi dictamen y me dirijo a casa a toda prisa quiero abrazar a mis hijos y disfrutar todo segundo a su lado ya que un día transcurrido no es uno más de vida, sino uno menos al lado de nuestros seres amados, mi trabajo me lo enseña cada día, este tipo de asuntos me desgastan inmensamente, no puedo separar mi sentido humano a la frialdad con la que debo trabajar, nunca he podido evitar sentir dolor ante la muerte.

Llego a casa y al prender el televisor escucho el feminicidio de dos mujeres que fueron mutiladas y abandonadas en una maleta, otra que fue empalada y violada, una más golpeada brutalmente, violada y abandonada en la carretera camino a un conocido recinto cultural, todas habitantes del Estado de México.

¿Qué pasa en el Estado de México?

Doctor Eruviel Ávila, como habitante del estado que dignamente representa, permítame expresarle el enorme miedo que siento al caminar por las calles que mis padres eligieron cuando yo era una adolecente como un lugar tranquilo para vivir, hoy día veo la esquina como un lugar de extremo peligro, no reconozco los sonidos nocturnos, dejamos de respirar la tranquilidad de antaño para vivir temerosos, en lo personal tengo 2 hijos hermosos a los cuales casi debo colocar un dron vigilándolos por el pánico que siento de que algo les suceda, ¡Es intolerable! y como yo, el noventa y nueve por ciento de sus colonos vive sumergido en un oscuro y doloroso miedo a recorrer las calles que hemos amado como nuestro hogar.

Solicito amablemente su intervención para reforzar y capacitar correctamente al personal encargado de la seguridad de todos sus cohabitantes, no solo de las mujeres. De octubre de 2015 a octubre de 2016 su servidora perdió a dos familiares a manos de asesinos cobardes, crimines que aún siguen impunes, como muchos en éste bello Estado, no permita que la inseguridad orille a sus ciudadanos a volverse “vengadores anónimos” al no encontrar la justicia a la que tenemos derecho.

Cuando se pierde a un ser amado perdemos un pedazo de nosotros mismos, es sorprendente encontrar a la extraña que habita dentro de ti, que tiene tu voz, tu cabello, tu boca y a la que ya no puedes reconocer por el brillo de sus ojos, está muerto, perdido con ese ser que amamos y hoy ya no está, yo pensé que el miedo era algo que solo sentían los demás, algo que pasaba de mí, hasta que me tocó, miedo de la noche, a la oscuridad, a las personas, desconfiar hasta de nuestra sombra, no existe retorno del miedo, aprendí a atravesarlo, pero no a vivir sin él, existen muchas maneras de morir a diario y considero que la más común en nuestro México es el miedo, aun así todos encontramos la manera de vivir o mejor dicho “sobrevivir” en este caos, ¡Ya Basta! Necesitamos ser libres en nuestra propia tierra.

¡No más víctimas de feminicidio!, manténganse unidas y atentas a su entorno, cambien rutas de salida y llegada a su hogar, modifiquen sus horarios al azar, mantengan siempre informado a un tercero de su rumbo y actividades a realizar, aprendan a defenderse, no dejen solas a sus hijas al volver de la escuela o irse, no caminen solas a altas horas de la noche y sean muy observadoras, son pequeños consejos que pueden salvarles la vida, comparte el presente.

Ni una menos…

© Riproduzione riservata
Condividi Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Nessun commento ancora

Lascia un commento

Inline
Inline