Dorángel Vargas, el Caníbal Venezolano llamado “Comegente”

La antropofagia se conoce como el acto de ingerir carne humana. Las personas que hacen esta acción se les conoce como antropófagos o caníbales.

José Dorángel Vargas Gómez es un hombre oriundo de Mérida, Venezuela, nacido en 1957, a quien también se le conoce como "Comegente". Proveniente de una familia de bajos recursos que vivía de la agricultura, por lo que solo cursó hasta el sexto grado de primaria. Entre sus antecedentes penales antes de ser condenado en 1999, se encontraban delitos menores que consistieron en robo de gallinas y ganado, el tercero fue en 1995 por el asesinato e ingesta del cuerpo de Cruz Baltazar Moreno, por lo que fue internado Rehabilitación Psiquiátrica de Peribeca. Permaneció interno por dos años recibiendo tratamiento hasta que fue considerado como "no peligroso para la sociedad", dándolo así de alta.

Se cree que sus siguientes crímenes los cometió entre noviembre de 1998 y enero de 1999, cuando las familias notificaron la desaparición de los fallecidos. Se caracterizaba por cazar a sus víctimas con un tubo en forma de lanza y los descuartizaba. Este guardaba las partes que se comía para luego cocinarlas, mientras que los pies, las manos y las cabezas, los enterraba. Sus víctimas eran más que todo desprevenidos deportistas y obreros que trabajaban en la orilla del río. Para él, la carne de las mujeres y niños no le gustaba por ser muy dulce, contrario al de los hombres que es recia. Al no tener nevera para guardar la carne, mataba aproximadamente dos personas por semana.

El 12 de febrero de 1999, algunos miembros de Defensa Civil, encontraron los restos de dos jóvenes, y alertando así a las fuerzas de seguridad sobre esto. En otras expediciones, encontraron los restos de seis cuerpos más. Después de haber rechazado la idea de ser una zona donde bandas de narcotraficantes o de alguna secta satánica dejaban restos, revisaron las denuncias de personas desaparecidas. Al instante el foco estuvo puesto en Dorángel, quien vivía en los alrededores de la zona en una choza improvisada, esta al ser inspeccionada por la policía, encontraron recipientes con carne humana y víscera para consumir, además de tres cabezas humanas, varios pies y manos. Ya capturado, este confesó a ver matado al menos diez varones en dos años. Pero en realidad se estima que pudieron haber sido 40 personas.

Dorángel contaba que había llegado a darle de su comida a otros indigentes que conocía, a ellos les parecía sabrosa su comida, sobre todo el relleno de sus empanadas, lo que estos no sabían era el origen de la carne.

En octubre de 2016, en la comisaría donde permanecía cautivo se armó un motín donde dos reos resultaron ser asesinados, descuartizados y luego desaparecidos, las sospechas se dirigieron a Dorángel de habérselos comido y ofrecido a otros presos, pero lo que realmente parece haber ocurrido, es que unos pranes del lugar, le obligaron a descuartizar a dos reos y cocinarlos junto con arroz para darles al resto, y quien no consumiera la comida le cortarían los dedos.

Este "comegente" desde 1999 fue condenado a 30 años de prisión, la máxima condena en Venezuela. Su perfil psiquiátrico indica que tiene esquizofrenia paranoide. En la actualidad, ya lleva 18 años preso, y se encuentra en una celda de la Dirección de Seguridad y Orden Público del Estado de Táchira en Venezuela.

 

Fuente: http://realidadretorcida.blogspot.com

Nessun commento ancora

Lascia un commento

Inline
Inline